Los premios de la Lotería de Navidad superiores a 2.500 euros tributan a un gravamen especial del 20%.

Si el ganador decide cobrar él solo el premio y después repartirlo, lo que está haciendo es una donación, y entonces entra en juego el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que podría alcanzar un gravamen de más de un 50% (se aconseja identificar a todos los que participan en el número al cobrar el premio para evitar este impuesto.

Si el premio recae sobre una empresa, asociación o cualquier otra forma jurídica de sociedad, tributará como ganancia por el Impuesto sobre Sociedades, a un gravamen del 25%.

Y si el premio es considerable deberá tributar por el Impuesto sobre el Patrimonio, a un gravamen hasta el 2,5%.

A pesar de todo esto…¡Buena suerte y Felices Fiestas!

Leave a Reply